Hay alternativas

FacebooktwittertumblrmailFacebooktwittertumblrmail

     Para ser honesta, nunca me había interesado demasiado por la economía. Sin embargo, a veces hay que sentarse a hacer cosas que no te gustan, sobre todo teniendo en cuenta en qué circunstancias nos encontramos. En estos momentos, seguir manteniéndome ajena a las cuestiones económicas me parecía hasta irresponsable. Es un tema árido y, ahora que ya lo tanteo, sigue sin gustarme demasiado, lo confieso, pero encontrar economistas como Alberto Garzón, que explica las cosas tan bien como en este vídeo,  te hace sentir menos torpe a la hora de intentar enterarte qué está pasando. Es la primera vez que empiezo a comprender en profundidad términos que he escuchado siempre, como «deflación». O temas que escucho hace poco, como «eurobonos».

     El otro día le escribí un correo, haciéndole preguntas sin piedad sobre dudas que siempre tuve. Su contestación fue tan detallada y didáctica que me dieron ganas de imprimirla y repartirla por la calle. Entonces caí en la cuenta… podría pedirle que escribiera un post para el blog. Y lo hice. Y él lo escribió.








Hay alternativas económicas

          “There Is No Alternative” fue la proclama con la que la primera ministra del Reino Unido, Margaret Thatcher, convenció a la opinión pública de que sus drásticas medidas de política económica eran inevitables. Corrían los años ochenta y Thatcher comenzó el desmantelamiento del llamado Estado del Bienestar, para lo cual se centró en dos tácticas: privatizó el 60% de las empresas públicas y atacó a los sindicatos con la intención de quebrar su poder de negociación. En 1989 caía el muro de Berlin, en 1991 se disolvía la Unión Soviética y en 1992 Fukuyama escribía su famoso libro titulado “El fin de la historia”. El capitalismo había triunfado y ahora gobernaba su visión más radical, en la que el Estado estaba destinado a perder la mayor parte de su espacio. Las ideologías desaparecían (ya no era lógico hablar de izquierda y derecha) y la lucha de clases dejaba de tener sentido (tampoco tocaría nunca hablar de arriba y abajo).

          Sin embargo, en 2007 una gran crisis amenazó con hacer colapsar el sistema al completo, al emerger en el corazón mismo del capitalismo, a la vez que dejó desconcertados a los economistas de las instituciones internacionales. Dudando qué hacer, los gobiernos de toda Europa reaccionaron de forma tímida e improvisada. Hasta que por fin decidieron llevar una estrategia: más de lo mismo, de aquello que habían estado aplicando los treinta años anteriores. Y con esas llegamos a la actualidad, en la que toda Europa ha visto cómo se imponía una ola de medidas que quedaban justificadas por la misma consigna que antaño fraguó Thatcher: “No Hay Alternativa”. Recortes en la sanidad y educación pública, privatizaciones, moderación salarial, ataques a sindicatos, etc. Todas ellas medidas drásticas pero todas ellas también necesarias.

¿O no? Dos observaciones preliminares.



          Lo primero que llama la atención es que tras una crisis que se gesta como consecuencia de la aplicación de unas determinadas recetas, lo que se está recomendando es exactamente la misma medicina. Ningún médico aceptaría esto, pero en cambio sí lo hacen los economistas convencionales.

        Lo segundo que observamos es que estas medidas ya se han aplicado antes en otros sitios. Concretamente en los años treinta en Estados Unidos, en los años ochenta en América Latina, y más recientemente en nuestra vecina Grecia. Ninguna de esas experiencias tuvo resultados exitosos, más al contrario. Sólo se superó la crisis cuando se tomaron las decisiones opuestas: en caso de EEUU se aprobó el llamado New Deal, y en el caso de los países de América Latina se mandó al Fondo Monetario Internacional, y sus recomendaciones, a su casa.



Pero entonces, ¿por qué aplicar medidas que se sabe que no funcionan?



          Quizás la respuesta la encontramos cuando formulamos la pregunta de una forma más compleja. Por ejemplo, ¿qué efectos tienen sobre los diferentes sectores de la ciudadanía estos recortes? Puede decirse, de hecho, que estas medidas sí están funcionando, para algunos, pero a la vez no están funcionando, para otros.

          Si usted es una de esas personas que, si tiene suerte de tener un trabajo, cobra en torno a los mil euros, tiene que vivir con otras personas para llegar a fin de mes y además aspira a que sus hijos tengan una educación primaria, secundaria y universitaria de calidad, entonces estos ajustes lo van a hacer polvo. La reforma laboral le garantizará tener un contrato basura casi eternamente; la reforma de las pensiones le obligará a jubilarse casi a la misma edad a la que está prevista su propia muerte; los recortes en educación proveerán una educación de pésima calidad a sus hijos, amén de que le obligará a endeudarse para pagar los estudios universitarios; y los recortes en sanidad, copago mediante, le harán rezar cada día por no enfermar de gravedad por el bien de sus finanzas personales.

          Si por el contrario usted es una de esas personas que cobra por encima de los cinco mil euros y que tiene acceso a otras fuentes de ingresos (como acciones y otros productos financieros), está de enhorabuena. No podemos decir que la situación previa fuese mala, porque a buen seguro que sus ahorros e ingresos no pagaban impuestos al estar registrados en paraísos fiscales, pero lo que viene será mucho mejor. El Estado lleva varios años salvando la crisis por usted, ya que sus inversiones financieras han sido rescatadas con dinero público y además no parece probable que le vayan a subir los impuestos de los ingresos que sí declare. Si además es usted empresario, o tiene acciones en grandes empresas, podrá aprovechar mucho mejor la “flexibilidad” de sus trabajadores y acrecentar así sus beneficios y dividendos. Pero aún estará más de suerte si resulta que piensa dedicar sus ahorros a invertir en el sector de la sanidad privada, la educación privada o algún sector privatizado. Son sectores con futuro, porque todos esos ciudadanos que no quieran perder calidad tendrán que pasar por caja, su caja.

          No nos equivoquemos. Siguen existiendo las clases sociales y así será por mucho más tiempo. El Estado sólo es el terreno de lucha en el que se cristalizan los diferentes resultados de las batallas, y de momento la mayoría de la ciudadanía, trabajadora y mileurista con suerte, va perdiendo esta guerra. Y cuando se pierde resulta que otros ganan, y esos mismos que ganan imponen sus leyes, su lenguaje y hasta su agenda política (de lo que hay que hablar y de lo que no) para su propio beneficio.

          Hay alternativas, por supuesto que sí. Miles de economistas críticos así lo creemos, pero la misma historia económica nos revela también el camino. No van a anunciar estas alternativas en los grandes medios de comunicación, que son empresas y por lo tanto forman parte de la batalla, pero están en los libros de economía y en los rigurosos artículos que pululan por internet.

          España tiene problemas inmensos en su economía, pero no son debido a un excesivo Estado intervencionista sino precisamente debido a que ningún Estado puede perdurar en el tiempo dejando de financiarse de los ricos vía impuestos. En este país durante los últimos veinte años los partidos que han gobernado han competido en rebajas fiscales, reduciendo los ingresos presentes y futuros del país. Además, se han tolerado los paraísos fiscales y hemos entrado en una Unión Europea que en vez de construirse como una unión de pueblos hermanos se ha constituido como una unión de pueblos competidores y, eso sí, de bancos hermanos. Ahora hay que recomponer todo esto, y tenemos muchas fórmulas a nuestra disposición. Por ejemplo, estos cinco puntos centrales.


     1.       Fortalecer una Europa Social con una Hacienda Pública única y un sistema fiscal altamente progresivo. Es decir, hay que incrementar los impuestos a los ricos y evitar que evadan impuestos vía paraísos fiscales u otras fórmulas fiscales. Como en todo sistema social los ricos deben financiar la mayor parte de los servicios que son públicos: sanidad, educación, etc. porque eso permite una mayor cohesión social y un mejor funcionamiento económico.
   
     2.       Hay que hacer eficiente ese gasto público. Hay que mejorar la calidad de la educación y sanidad pública, amén de hacer planes de estímulo para salir de la crisis. Cuando el Estado gasta dinero de forma eficaz, ese mismo dinero sirve para crecer económicamente y por lo tanto para que las pequeñas y medianas empresas vendan y puedan contratar trabajadores.

     3.       Hay que controlar la especulación financiera. Los agentes financieros (fondos de inversión, bancos, etc.) permiten hoy a los ricos hacer inmensas ganancias con inmensos costes para la economía, y precisamente porque se toleran todo tipo de especulación financiera. Las autoridades han permitido que los bancos puedan hacer todo tipo de operaciones para hacer dinero a través del propio dinero, poniendo en riesgo la economía global y llevando a una crisis enorme. Prohibir y regular es la solución, hasta meter en vereda a las finanzas.

     4.       Creación de banca pública. La banca no puede servir a los intereses de unos pocos especuladores, sino que debe servir para financiar una actividad productiva sana y ética, permitiendo que se genere empleo. Los beneficios de la banca deben destinarse a educación y sanidad, no a acrecentar los bolsillos de grandes empresas y grandes fortunas.
     5.       Hay que auditar la deuda, impidiendo que se sigan pagando intereses a los fondos de inversión y bancos que hacen negocio con los recortes sobre la ciudadanía. Gran parte de esa deuda es ilegítima porque se corresponde con procesos especulativos contra España, contra los que ninguna autoridad ha reaccionado. Se ha permitido una dramática transferencia de rentas desde lo público hacia lo privado.
Hay programas completos con alternativas económicas viables que permitirían salir de la crisis con más empleo y bienestar social. Pero esas fórmulas suponen irremediablemente reducir los privilegios y oportunidades de negocio de una minoría que es, claro está, la minoría que ostenta el poder y los medios con los que perpetuarse en ese poder. Hablamos, por si cabe alguna duda, de las grandes fortunas y de las grandes empresas en las que recalan la mayoría de políticos que han tomado decisiones políticas a favor de los llamados “mercados” a lo largo de sus trayectorias profesionales.


          Los ciudadanos tenemos que concienciarnos claramente de esto y reconocer que nos engañaron, como conjunto, cuando aceptamos que no había arriba ni abajo ni izquierdas ni derechas, y que todos éramos iguales. Pero sobre todo debemos darnos cuenta de que sí hay alternativas a los actuales procesos de regresión social, y que resignarse a aceptarlos no es una opción. Está en juego nuestro futuro y el de nuestros descendientes.



Alberto Garzón.
@agarzon
FacebooktwittertumblrmailFacebooktwittertumblrmail

27 Comments

  1. Asomando la patita tímidamente y sin ganas de parecer un poco páler, faltaría un puntal, que es qué hacer. Qué producir.

    Un problema gordo que tenemos en ‘Spaña es que no hacemos nada, que lo que hacíamos (construir) hasta hace 5 años (10% del PIB o más) ha pasado a ser cero. 0. Otros países de la unión tienen un tejido industrial nutrido, «hacen cosas» más o menos sofisticadas… mientras que aquí abajo nos dedicamos a productos enteléquicos, servicios, un supuesto «know how» que tiene más que ver con el expolio de dinero público que hicieron muchas empresas durante las vacas gordas que un «know how» real.

    Eso y el turismo, que a dios gracias.

    Es un mal común de los PIGS, siendo I de Irlanda cuya industria es ser paraíso fiscal.

    O nos reinventamos* como nación productora o nasti de plasti.

    Perdón por el ladrillo seguro que bastante desinformado pero de algún lado deberíamos sacar los dineros para mantener nuestro (merecido) bienestar.

    *: otra idea locuela es fomentar el consumo de productos nuestros, hechos por nosotros en ‘Spaña. Lopasque la UE dirá que nones.

  2. Si el futuro económico de este país pasa porque los chupópteros rebajen sus pretensiones de beneficio… estamos perdidos. Eso sólo pasaría en un mundo perfecto, y desde luego, no es el mundo en el que vivimos…
    Saludos.

  3. Olé tú, Barbi y Olé por Alberto Garzón. Gracias a él los no-interesados por la Economía, la estamos aprendiendo aunque no nos guste.

    Y es que hablando se entiende la gente.

  4. Lo que tú no consigas! La primera vez que vi a este hombre explicarse, me pareció tan simple la economía, que no pude por menos que creer que nuestros dirigentes no saben ni quieren entender de nada.Son desalmados, como suena y este muchacho un cerebro.
    Gracias por traerlo.
    Besos.

  5. No estoy tan seguro de que no producimos nada.

    Tenemos una masa de informáticos brutal y trabajadora, que no tiene muchos problemas para encontrar trabajo fuera de España por el doble de dinero.

    Somos punteros en medicina y farmacología.

    En fin, tenemos un gran potencial como país investigador y desarrollador, pero una masa empresarial que sólo quiere hacer dinero sin ideas.

    Casi todos los informáticos nos dedicamos a banca, seguros y programas obsoletos para el estado a través de grandes subsubsubcontratas, es decir, no se genera ningún valor añadido sino todo lo contrario.

    Casi todos los investigadores y becarios realizan sus descubrimientos para un estado que no los rentabiliza, sino que deja que los contraten fuera, perdiendo dinero y tiempo.

    El gran negocio de este país son las ETT, y las privatizaciones, sin ellas habría más gente trabajando y pagaríamos menos dinero por los servicios básicos.

    Amén de las ayudas a sindicatos (que no representan ni al 30% de los trabajadores) y banca, que además aprovechan las ayudas para comprar deuda del Estado con su propio dinero y encima ganar.

    ¿Para cuando una policía laboral?
    ¿Para cuando un Banco de España que ofrezca condiciones humanas y ventajosas a las personas «seguras» en vez de dejarlo en manos privadas?

    La desconexión entre los políticos y los ciudadanos es absoluta, y la culpa la tienen los que votan y los que no votan por igual.

    Me gustaría saber qué pasaría si se votara en día laboral y el resguardo de la votación te librara de horas de trabajo, ¿subiría el porcentaje de voto?

    Eso sí, potencien los deportes (con los que sólo ganan los deportistas, por mucho que saltes en el sofá, y me incluyo, al que le pagaron los 600 mil € por ganar el mundial no fui yo), en vez de una cura para el cáncer o el alzheimer que sería en beneficio de toda la sociedad.

    Que lo que hace falta es tener a la gente mirando a otro lado mientras se coge lo que se quiere.

  6. Gracias a barbijaputa y Alberto Garzón por el post.

    Creo que otra cosa a arreglar es la eficiencia de la empresa pública. Parece que hay gente que olvida que «público» no significa «gratis». La empresa pública debe ser tan competitiva como la empresa privada. Debe, y puede, ser rentable.

    ¿Por que se pueden privatizar las empresas? Por hay capital dispuesto a invertir en ellas, y si existe ese capital, es porque eso puede ser rentable.

    Tal vez es que los directivos de las empresas públicas son inútiles (posibilidad a etner en cuenta), o tal vez es que como saben que jamás se acabará el presupuesto, no necesitan esforzarse.

    Hablo solo por intuición, pero sinceramente pienso que ese puede ser uno de los problemas de la economía española.

    @didacpunyet

  7. En primer lugar gracias por traernos a este hombre que explica las cosas tan bien
    En segundo lugar, coincido con todos los que pensáis que en este país no hacemos nada, que vivimos con una premisa, hacer poco y ganar mucho, que, cuando hay que arrimar el hombro, mejor que lo haga el vecino.
    alguien anónimo escribió que somos punteros en medicina y farmacología, es de lo único que puedo hablar con conocimiento de causa porque es mi ámbito de trabajo. no somos punteros en nada, no investigamos ni una tercera parte de lo que se investiga en europa, ni compararnos con estados unidos, si eres biólogo, químico, físico, matemático, y similar, conformate con una beca, que durara eternamente hasta que se acaben los fondos y cierren tu proyecto, da igual si es algo novedoso y único, no hay dinero. En sanidad…rescinden contratos, recortan gastos en los sueldos, pero…sigue habiendo dinero para mandar cosas a la privada y quitar lista de espera, que es lo que vende en las urnas. Se están cargando, si es que queda algo, el sistema público de salud, y aquí estamos de brazos cruzados. La universidad no tiene dinero para pagar a sus profesores, pero todo es culpa de los jóvenes que no se mueven por nada…
    Venga hombre! La crisis económica de España es culpa de todos, de los que se enriquecieron con la especulación inmobiliaria, de los que se llenaron los bolsillos cuando había vacas gordas, de los que ganaban 3000 euros poniendo tuberías, y de los que se aprovecharon de las subvenciones europeas para no hacer nada y cobrar un sueldo.
    Ahora vienen los tiempos jodidos, y es cuando tenemos que replantearnos todo el sistema económico e industrial de un país que está a años luz de las grandes potencias mundiales…
    Y sí, lo público es rentable, sólo que no para que el director general se llene los bolsillos, sino para que el beneficio nos llegue a los ciudadanos…

  8. El post no deja de ser interesante, pero creo que no aporta demasiado como explicación de la situación actual más allá del análisis «los ricos se aprovechan de la crisis y nos joden al resto».

    Quiero decir que como explicación a la situación actual es bastante deficiente y de las medidas propuestas, pues tres cuartos de lo mismo. Es una simple enumeración de hechos, esto produce esto, sin aportar nada más.

    Vamos, que como diagnóstico a «grosso modo», vale. Pero de ahí a decir que es algo aclaratorio, pues como que no.

    De todas formas, echaré un ojo a la página de Alberto Garzón, a ver si allí encuentro algo con un poco más de chicha.

  9. El auxilio de la banca, al que han acudido las instituciones públicas de todo el mundo, me parece vergonzoso. Mi punto de vista es el siguiente:

    Vamos a partir, por seguir las reglas de la propia banca, de que el liberalismo económico es lo bueno y, por lo tanto, creemos en él. Esto significa que nos regimos por las leyes del mercado.

    La principal de estas leyes es la que indica que, quien hace un buen trabajo, triunfa. Por contra, el mismo mercado tiene un sistema de autodepuración que hace que los malos emprendedores queden fuera del sistema.

    La banca ha estado acumulando ganancias con fundamento en este sistema de libre mercado, vendiendo sus productos libremente, sin apenas control. Pero llega un momento en que ese mismo sistema que le lleva a invertir en productos de riesgo, se vuelve contra la propia banca: este riesgo les ha salido mal.

    ¿Qué ocurre entonces? Las leyes de mercado harían desaparecer a estos malos comerciantes del sistema.
    Pero entonces ya no valen las leyes de mercado, y el sistema financiero solicita (y obtiene, esto es lo vergonzoso) ayudas públicas. Los demás pagamos sus errores.

    En pocas palabras, han sido las propias instituciones financieras las que no han aceptado las leyes de mercado, que son las suyas, que son las que les han servido para tener esa posición privilegiada. Y han sido las instituciones públicas las que han permitido que así sea.

    Y ya lo dejo, que me cabreo más.

    El yerar

  10. Siento tener que discrepar de la mayoría, pero realmente creo que los comentarios que hace sobre la economía son demasiado populistas.

    Vende mucho meterse con los ricos y con los bancos (por desgracia ni soy rico ni banquero), pero los problemas de este país son bastante más profundos.

    Yo tengo la suerte de tener trabajo, y me dejo los cuernos para llevar un sueldo a mi casa, por esto me duele enormemente ver como se despilfarra el dinero público, parece que se puede gastar en lo sea que el dinero no se acaba. Pero el dinero que gastan es el que a nosotros nos cuesta tanto trabajo conseguir.

    Pienso que hay 3 sectores en los que no puede hablar recortes (educación, sanidad y pensiones), pero en el resto habrá que meter la tijera. No somos un país rico y debemos aceptarlo.

  11. nunca te acostarás sin saber una cosa más, aunque depende de con quien te acuestes. un trío con vosotros y presido un comité de sabios.

  12. Buen post Alberto&Barbi,

    Bajo mi punto de vista vienen tiempos oscuros. El modelo productivo actual con una banca que crea dinero infinito de la nada es insostenible y una estafa, el propio capitalismo está acabando consigo mismo y probablemente estemos asistiendo al final de este modelo. «¡Bien!» se podría pensar, pero lo que viene es mucho peor.

    A las élites ya no les interesa una clase media burguesa, productora y consumista. No hay recursos y toca concentrarlos en estas élites, vamos camino de una globalización y una concentración de poder brutal, para los demás pobreza. Veremos en los próximos años movimientos que redefinan los grandes bloques geopolíticos y una Europa vieja y poco productiva tiene un futuro muy negro a la vista.

    A corto plazo parece que van a tensar la cuerda todo lo posible y a utilizar a los griegos como cabeza de turco para justificar los eurobonos, que no es más que el medio para obtener una unidad fiscal y centralizada que favorezca un gobierno de concentración en Europa, poder más concentrado para seguir aplicando recortes con solo mover un dedo.

    La revolución me temo que sigue estando muy lejana, vamos camino de un neofeudalismo.

    @Toniy_Marx

  13. Si verdaderamente vivieramos bajo un sistema liberal los bancos no se habrian rescatado con dinero publico.

  14. Y si verdaderamente vivieramos bajo un sistema liberal tampoco habría cobertura para los parados, vivienda de protección oficial, sanidad y educación gratuita ni servicios públicos…por no seguir.

    Que rescaten a los bancos con dinero público si, pero que devuelvan el dinero a la sociedad… ah y con los mismos intereses que ellos nos cobran a nosotros, sus clientes y artífices de su riqueza.

  15. Barbi,vaya nivelón tener de colaborador a Alberto Garzón. Me he alegrado mucho al ver que será nº 1 de IU por Málaga, esperemos que sea elegido y pueda formar parte de un grupo parlamentario de Izquierda Unida lo más nutrido posible.

    En cuanto a quienes señalan que no aporta soluciones, no estoy de acuerdo: aumento de los impuestos reforzando su progresividad, política keynesiana de impulso de la demanda vía intervención estatal, control estricto de la especulación, sector bancario público… Si eso no es decir nada, de entrada es mucho más y más serio que lo que dicen los del PP$OE.

  16. «Creación de una Banca Pública»

    Claro, porque como se está viendo los políticos son ángeles venidos del cielo, incorruptibles, y que no darían, jamás, dinero público a sus amigos banqueros ni a esas empresas que luego de retirarse de la política los contratarán, así que vamos a darles un máximo poder en sus manos. Todo el que podamos. Bravo.

    Hay que leer cada imbecilidad…

  17. interesante post. comparto ideas aunque no todas. Yo diría tres cosas:
    – la economía si algo tiene es que es cíclica. Cada cierto tiempo hay una crisis, es el método de autocorrección del sistema. La virulencia de la que estamos viviiendo se debe a que el mundo está mucho más interconectado que nunca (para lo bueno y para lo malo).
    – el negocio de la banca como lo conocemos debe reinventarse. Actualmente, ni presta dinero (porque no puede) ni remunera los ahorros (porque no puede).
    – cada uno de nosotros debe hacer un análisis profundo y ver si vive acorde a sus ingresos.

    y aprender algo de finanzas básico en el cole no estaría mal…

    un saludo;)

  18. interesante post. comparto ideas aunque no todas. Yo diría tres cosas:
    – la economía si algo tiene es que es cíclica. Cada cierto tiempo hay una crisis, es el método de autocorrección del sistema. La virulencia de la que estamos viviiendo se debe a que el mundo está mucho más interconectado que nunca (para lo bueno y para lo malo).
    – el negocio de la banca como lo conocemos debe reinventarse. Actualmente, ni presta dinero (porque no puede) ni remunera los ahorros (porque no puede).
    – cada uno de nosotros debe hacer un análisis profundo y ver si vive acorde a sus ingresos.

    y aprender algo de finanzas básico en el cole no estaría mal…

    un saludo;)

  19. Hola!!
    Llevo siguiendote un año ,desde que me adentre en el mundo azafatil y andaba perdida y sin rumbo alguno.
    Me encanta tu blog, claro que te
    lo diran tantas veces que te resonaran las palabras.
    Llevo un monoton de tiempo para averiguar cual es tu otro blog mas serio etc.. no se cual es la direccion para poder seguirte desde alli tambien.

    mi direccion es minimissc@msn.com
    graciassssssss

  20. Hola, encuentro el análisis un poco simple y digamos «maniqueísta» dividiendo a los ciudadanos entre mileuristas y de más de cinco mil euros al mes, cuando creo que la mayor franja nos situamos entre esos dos extremos (aunque haya muchos mileuristas «oficiales» que no quieran reconocerlo).

  21. Un post genial, una idea genial que le pidieras A Alberto Garzón que escribiera para tu blog, porque de esta forma el mensaje a lllegado a más personas. Y como ya te han dicho por aquí, con este post he parendido más que en toda la ESO y Bachiller!!
    Un besazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *