Miento más que hablo

FacebooktwittertumblrmailFacebooktwittertumblrmail

Miento más que hablo.

A veces te digo que te quiero

sin quererte.

Ni un poco.

A veces te quiero tanto

que sólo articulo un “idiota”.

Las verdades se me aturullan en la garganta

o fluyen mentirosas.

Miento más que hablo,

y tengo miedo de que te des cuenta.

Que percibas cómo retuerzo frases,

cómo tergiverso lo que ni sé si siento,

que mis besos sepan a aléjate,

que mis empujones suenen a quédate.

Me asustas tú

y me temo yo,

que vislumbres el caos

que me rompe en pedazos,

día sí,

día no.

Miento más que hablo,

respiro más que vivo,

y el mundo me produce más apatía

que pasiones descontroladas.

Y temo que lo sepas.

Que me sepas.

Que no haya ya secretos

que me protejan de la claridad

de tus ojos inquisidores,

de tu mirada que todo lo sabe,

de tus manos en mi pecho

palpando cuánto me asusta esto.

No me veas nunca,

no intuyas mis oquedades,

mi desamparo

ni mi desconsuelo.

Nunca te quites la venda

y quiéreme…

ni siquiera me quieras mucho,

quiéreme sólo bien.

Quiere a la que crees que soy

no busques mucho más,

para con eso,

quédate con esta versión.

No hace falta que nada sea verdad

ni importa que ames a alguien que no soy,

sólo quiéreme bien,

quiere a esta versión…

que, bueno, miente más que habla.

FacebooktwittertumblrmailFacebooktwittertumblrmail

5 Comments

  1. Es lo primero tuyo que leo y, casualmente, está publicado el día de mi cumpleaños y refleja com bastante exactitud como siento lo que estos días vivo y se parece mucho a lo que en referencia a esta vivencia me escribí a mí misma unos días antes. Al margen de las coincidencias (si es que es posible dejarlas al margen) me ha encantado. En cualquier caso, me ha llegado 😉

  2. Voy a volver a leerte, ahora que parece que la politica ha dejado de zer la baze de tuz textoz.

    A ver zi azi podemoz hablar zin dizcutir. 😉

  3. Es bonito y deliciosamente ambíguo. Suena a arrepentimiento y a culpa a la vez que podría interpretarse todo lo contrario.

  4. Si no te importa, voy a compartir tu poema en mi blog. acabo de llegar al tuyo d casualidad y curioseando me llamó la atención el título, tocó a mi instinto y no me equivoqué.
    A veces estamos en nuestros diminutos mundos de cristal y con estas coincidencias, vuelvo a recordarme que somos un ‘todos’, un conjunto viviendo situaciones muy parecidas desde nuestro ser único.
    Has tocado mi interior, la esencia detrás de las máscara.
    Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *